Cuando hablamos de extracción de fosas sépticas, nos referimos a uno de los pasos del proceso integral de limpieza de fosas sanitarias.

Esta labor forma parte de las múltiples responsabilidades que en materia del cuidado del medio ambiente debemos asumir las personas, empresas, industrias o negocios que en sus instalaciones contemos con una fosa séptica instalada.

La extracción de fosas sépticas antecede a la labor de limpieza de las mismas y consiste en precisa mente sustraer de la fosa los residuos tóxicos que ahí se almacenan y posteriormente llevarlos a una planta de tratamiento.

Para ello se emplean motobombas y poderosos equipos de succión que también se utilizan para la extracción de agua de albercas, depósitos, contenedores de agua o en pozos negros.

Después del proceso de extracción, se debe llevar a cabo un detallado procedimiento de limpieza y mantenimiento de la fosa séptica, a través del lanzamiento de agua con alta presión, para eliminar cualquier residuo de sustancias como barro, detergente, químicos y sólidos nocivos a la salud.

Realizar la extracción de fosas sépticas es una labor por demás peligrosa y que debe realizarse por empresas de limpieza de fosas sépticas de gran experiencia y que cuenten con los permisos oficiales expedidos por las autoridades sanitarias correspondientes, ya que un vaciado, mantenimiento, limpieza o proceso de extracción deficiente, puede causar efectos lamentables a la salud.

Para ello, TLISA se pone a tus órdenes en materia de extracción, limpieza y desazolve de fosas sépticas. No arriesgues la salud de los tuyos y acude con los profesionales.